Imagínate que de niño no te hubiesen dejado salir a jugar a la calle, y que encima hubieras tenido que quedarte escuchando a tu padre interpretando al piano las composiciones y sonatas de Brahms.

Bueno, no creo exactamente que terminarías siendo Steven Tyler (su verdadero nombre es Steve Tallarico), pero eso fue lo que a él le sucedió. Y es que el barrio en el que vivía en New York era muy peligroso y sus progenitores optaron por esta decisión; además, el padre de Steve también era profesor de música en el Spellamn High School y muy seguramente deseaba inculcar en su hijo los valores del arte musical clásico.

Y aunque de la música clásica al rock hay algo de distancia, lo cierto es que Steve asimiló en mucho el legado de su padre; tanto así, que luego podemos ver esto en muchas de las armonías de Aerosmith. Aparte de ello, aprendió a cantar y a tocar varios instrumentos como la batería, la guitarra, teclados, armónica, y demostró también mucho talento para la pintura.

A los seis años, comienza en cierta forma su carrera como cantante y lo hace en el coro de una iglesia de su barrio, en el Bronx. Posteriormente en el colegio, siempre fue agobiado con todo tipo de bromas por sus labios prominentes. Su madre le decía siempre que su boca le serviría para besar a muchas chicas, y lo cierto es que no se equivocó. Como anticipando que esa sería una de las predilecciones de Tyler a través de su vida.

Más adelante, fue expulsado de la Escuela Secundaria Roosevelt por el uso de drogas, pero luego llegó a graduarse en la Escuela José Quintano para Jóvenes Profesionales.

Alternó diversos trabajos antes de meterse más seriamente en la música; incluso tuvo un período laborando en una panadería.

Luego de alternar en varias bandas y tocar en locales de la región, Steve arma la banda en Boston. Cuando empiezan a escribir sus propios temas, todos renunciaron a sus trabajos. Grandes penurias tuvo que pasar la banda pues no tenía ni dinero para ensayar. Vivían todos juntos y se pasaban el día comiendo arroz y verduras viendo la serie de televisión Los tres chiflados, mientras, escuchaban a Jeff Beck, Cream y Deep Purple.

Para suerte de ellos, el administrador de Teatro Fenway en Boston, les permitía ensayar las veces que el teatro no estuviera ocupado. Luego, él mismo les presentó a Frank Conelly quien los ayudó a conseguir el contacto con la Columbia y de ahí llegaron a obtener su primer contrato en 1972. Ahí se le abrió el mundo a Aerosmith, y la fama y los triunfos por todos conocidos, tuvo ahí su punto de partida.

Y para que recordemos y disfrutemos del impresionante talento de esta banda, los dejamos con el videclip del soundtrak de la película “Armagedón”.

Foto: Sexto Nivel

Tags Blogalaxia: , , .

Bajar el Audio

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.